La entrevista de trabajo telefónica

Entrevista telefónica

Entrevista telefónica

LA ENTREVISTA DE TRABAJO TELEFÓNICA

Alguna vez, seguramente, te ha sucedido que recibes una llamada inesperada para hacerte una entrevista de trabajo sobre una oferta de empleo a la que, previamente, habías enviado tu curriculum vitae. Debido a la gran cantidad de solicitudes que reciben las empresas al publicar una oferta de trabajo, esta situación se repite cada vez más a menudo. Las empresas utilizan la entrevista por teléfono para tener una primera impresión del candidato acerca de cómo se expresa, su situación laboral, sus expectativas y su reacción ante las primeras nociones del puesto de trabajo.

Esta primera entrevista puede suponer, en la mayor parte de los casos, la gran oportunidad para que entres en el proceso de selección. Para la empresa de reclutamiento será la primera criba en el proceso de selección, reduciendo así el número de candidatos que acudirán más adelante a la entrevista personal. Por ello, es muy importante estar preparado para este tipo de entrevistas.

Tipos de entrevistas telefónicas

Las entrevistas telefónicas programadas suelen ser previamente acordadas a través de Linkedin o de un correo electrónico. Aunque la entrevista sea programada, es mejor estar preparados para recibir la llamada en cualquier momento.

Por otro lado están las llamadas o entrevistas telefónicas espontáneas o por sorpresa. Si uno recibe una de estas llamadas, creo que lo mejor es tratar de acordar con el interlocutor otro momento para hablar (día, hora, etc.), excusándote de que en ese momento estás en una reunión o que estás conduciendo. Se puede acordar con el interlocutor para que nos llame en otro momento, o bien que nosotros lo llamemos cuando a él le venga bien atendernos. Es importante saber y anotar el nombre de la empresa, el nombre de la persona que nos llama, la oferta por la que nos llama y el número de teléfono al que debemos llamar.

¿Qué hacer antes de la entrevista telefónica?

  • Investiga e infórmate acerca de la empresa, el puesto al que optas y el interlocutor que te llamará, tal como lo harías para una entrevista en persona.
  • Ten a mano tu carta de presentación y tu curriculum para poder contestar con más soltura y seguridad a preguntas relacionadas con nuestra experiencia profesional y nuestra formación.
  • Ten a mano una hoja de papel y un bolígrafo para tomar notas.
  • Busca un lugar tranquilo, sin distracciones y con el menor ruido posible. Un lugar en el que nadie te vaya a interrumpir (no sabes lo que durará la entrevista).
  • Ten a mano un vaso de agua por si tienes que aclararte la garganta.
  • Prepara y practica las respuestas ante posibles preguntas típicas de selección:
    1. ¿Cuáles han sido los mayores retos y problemas a los que te has enfrentado? ¿Cómo los enfrentaste?
    2. ¿Por qué quieres cambiar de trabajo?
    3. ¿Cuáles son tus expectativas salariales? ¿Cuánto es el salario mínimo que estás dispuesto a aceptar?
    4. ¿Qué es lo que más te atrae de este puesto?
    5. ¿Por qué quieres este trabajo?
    6. ¿Qué conoces de esta empresa?
    7. ¿Qué puedes aportar a la empresa?
    8. ¿Estás dispuesto a viajar?
    9. ¿Tienes alguna pregunta acerca de la empresa o del puesto que no te haya comentado hasta ahora?
    10. ¿Cuáles son tus fortalezas y/o debilidades?
    11. ¿Qué te motiva?

¿Qué hacer durante la entrevista telefónica?

  • Psicológicamente está comprobado que nuestra postura al hablar influye en el tono de voz. Por ello, es mejor si estamos de pie o sentados en ángulo recto, con ello ganaremos confianza en nosotros mismos y lo proyectaremos con nuestro tono de voz. Recuerda, la voz es nuestra imagen con la que el interlocutor se hará una idea de nuestro perfil.
  • Escucha atentamente todo lo que dice el interlocutor (sin interrumpir) y trata de encontrar puntos en común con tu historia profesional con el fin de entablar una mejor conversación y relación.
  • Habla lento y claro.
  • Sonríe al hablar con tu entrevistador. Parece mentira, pero si sonríes al hablar transmites una mejor impresión. Una buena ocasión para hacerlo será cuando hables de tu experiencia profesional o cuando expreses tu entusiasmo por la empresa y el puesto al que optas.
  • Tómate tu tiempo para dar tus respuestas y trata de que sean cortas.
  • Al finalizar la conversación, dale las gracias al entrevistador y pregúntale si es posible mantener una entrevista en persona donde poder conocerlo.
  • Finalmente, deja pasar un día y envía un correo electrónico a tu entrevistador dándole las gracias por su llamada, y recordándole tu interés en la compañía y en el puesto, tus habilidades para dicho puesto y tu deseo de que puedas pasar a la siguiente fase del proceso de selección.

Como siempre, espero que te sea útil.

¡Suerte!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s